La dificultad de ser porteño y no caer en la pobreza

Esto se debe a la la línea para no ser pobre en CABA trepó en abril a más de 18 mil pesos debido a los tarifazos y al aumento en transporte.

caminando-buenos-aires-1


La Canasta Básica Total subió 2,84% contra marzo impulsada por los tarifazos de gas y transporte. La Canasta Básica Alimentaria (límite de indigencia) llegó a $8.915, según un informe publicado por la Dirección de Estadística porteña.

De esta manera, en abril, una familia tipo de cuatro integrantes propietaria de su vivienda en la CABA necesitó 18.597 pesos mensuales para no ser pobre y $8.915 para no ser indigente.

Mientras que el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que traza la línea de la pobreza, aumentó 2,84% contra marzo, y la Canasta Básica Alimentaria (CBA), límite de la indigencia, subió 1,18% en el mismo período.

Según se explica, esto se debe a que durante el cuarto mes treparon los aumentos en las tarifas de gas y transporte público (colectivos y trenes). Asimismo cabe aclarar que esta medición se llevó a cabo cuando aún no se había precipitado la fuerte devaluación de las primeras semanas de mayo.

En términos interanuales, la línea de pobreza subió 24,4% y la línea de indigencia aumentó 21,17%. Cabe destacar que esto tendrá peores noticias cuando se mida mayo y se le sume el impacto en los precios de los alimentos a raíz de la suba del dólar.

Otras de las cuestiones analizables fue el Sistema de Canastas de consumo por sectores socioeconómicos. De esta manera,  una familia tipo porteña que alcanza a cubrir la CBT ($18.597) pero no llega a poder consumir la Canasta Total (CT), medida para abril en $23.473, es considerada como “no pobre vulnerable”.

Por otra parte los hogares cuyo ingreso total mensual es de al menos la CT pero no perciben 1,25 veces el valor de la CT (hoy $29.341) son incluidos dentro del “sector medio frágil”. Las familias que se ubican entre este nivel y quienes tienen ingresos por hasta cuatro veces la CT ($93.893) conforman la “clase media” propiamente dicha. Mientras que los hogares tipo con ingresos superiores integran los “sectores acomodados”.

Esta estratificación “da cuenta de la heterogeneidad de los sectores no pobres de manera de facilitar un análisis más integral de la situación social de la CABA, la de cada uno de los estratos definidos y su evolución en el tiempo”, según la Dirección de Estadística.