Teatros independientes afectados por la crisis

La Ciudad de Buenos Aires que siempre se caracterizó por una importante oferta de teatro independiente hoy está siendo afectada por la crisis y quienes llevan adelante esta actividad lamentan lo que ocurre.

36751502_2127986830751189_1269554077423894528_o

Poca venta de entradas, salas vacías, funciones suspendidas por falta de público, son algunas de las cuestiones que padecen en los teatros independientes porteños.

Ante la situación de emergencia dieron a conocer un relevamiento realizado por ARTEI, entre sus salas asociadas, que da cuenta del estado actual a junio de 2018.

“Como todos sabemos nuestra actividad no se autofinancia. Lo que recaudamos con la venta de entradas no es suficiente para cubrir nuestros gastos, incrementados de manera desproporcionada por los recientes aumentos de tarifas. Y no es posible incrementar nuestras entradas sin alejar al público. Por ello existen los subsidios de funcionamiento que compensan ese déficit, subsidios que fueron logrados a través de una larga lucha”, indican desde La Ranchería, una de las salas fundadoras de ARTEI que lleva 26 años de actividad.

Asimismo añaden que “el brutal recorte que han sufrido los montos que dispone tanto el Instituto Nacional de Teatro como Proteatro en la C.A.B.A. para sostener al teatro independiente, (por otra parte orgullo internacional de nuestra ciudad y del país en general que los funcionarios se ufanan) pone en peligro la continuidad de la actividad. Ya hay varias salas que tuvieron que cerrar sus puertas.”

El Teatro La Ranchería, que este año cumple 26 años de actividad ininterrumpida, se ve obligado a suspender la programación teatral a partir del 1 de octubre hasta el 1 de marzo de 2019, por no contar con los fondos suficientes para mantenerla. Ello afecta a cuatro elencos que tenían prevista unas 35/40 funciones entre octubre, noviembre y diciembre.