Nuevo sistema de tarifa prefijada para taxis

Arrancó ayer en Aeroparque  y de esta manera los pasajeros podrán utilizar equipos desde las cuales se calculará previamente el costo del viaje.

La parada de taxis para pasajeros en el aeroparque porteño Jorge Newbery tendrá tarifa prefijada a partir de una nueva medida y en los próximos días el sistema estará operativo también en Ezeiza, Retiro y otras terminales.

Al respecto, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrichque, indicó que dicha medida busca “mejorar la calidad en la experiencia de viaje” de usuarios y turistas y “terminar con la discrecionalidad”.

“La iniciativa, que trabajamos en conjunto el Gobierno nacional y el de la ciudad de Buenos Aires, surge de la mano del plan de modernización que estamos haciendo en aeropuertos de todo el país”, sostuvo Dietrich.

En este sentido sostuvo: “En la Ciudad, además vamos a sumar terminales de jurisdicción nacional como son el Puerto y la Terminal de Ómnibus de Retiro. El principal objetivo es mejorar la calidad en la experiencia de viaje de los usuarios de transporte y de los turistas y terminar con la discrecionalidad”.

“Ya dimos un primer paso con el sistema de control por barreras, que ya funciona en Aeroparque y que muy pronto llegará a Ezeiza”, señaló el ministro.

A su vez el presidente del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos, Patricio Distéfano, indicó a esta agencia que este trabajo conjunto entre los ministerios de Transporte de la Nación y de la Ciudad de Buenos Aires brinda “respuesta a un reclamo histórico de los pasajeros, que eran víctimas de organizaciones que manejaban las paradas y no permitían que otros taxistas trabajaran”.

“A partir de mañana (por hoy), los vecinos y turistas van a contar con información precisa sobre su viaje antes de subir al taxi”, aseguró Juan José Mendez, secretario de Transporte metropolitano.

Una vez indicado el destino, el usuario de taxis podrá conocer el valor de la tarifa que le corresponderá pagar por su viaje, informó la cartera porteña, que organizó el nuevo sistema junto al Ministerio de Transporte de Nación.

Anteriormente, el costo del viaje se medía con el taxímetro en base a tiempo y distancia, pero ese sistema quedará reemplazado por un cálculo entre la distancia en kilómetros a recorrer; la bajada de bandera (10 fichas reloj) y el bulto adicional, equivalente a 5 fichas reloj por cada valija o paquete.

De esta manera el usuario deberá marcar el destino en una máquina llamada “tótem”, la que calculará la tarifa e imprimirá dos tickets (uno para el taxista y otro para el pasajero), con el monto a pagar.

Finalizado el viaje, el pasajero pagará la tarifa con efectivo o tarjeta, como parte de un plan de modernización que prevé el uso del posnet en los taxis y de al menos una aplicación (App) para recibir los pedidos por parte de los usuarios.