Censaron a personas en situación de calle

Se realizó anoche con el objetivo de dar respuesta e identificar concretamente cuántas personas se encuentran viviendo en calle y en los 32 Centros de Inclusión Social con los que cuenta la Ciudad de Buenos Aires.

El Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, junto a la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad, llevaron adelante anoche desde las 20, hasta las 6 de la mañana de hoy, el censo anual de personas en situación de calle en todo el territorio porteño. Del operativo participó también la Asesoría Tutelar.

Se trata de un relevamiento central para el desarrollo de las políticas públicas orientadas a esta población, cuyos datos  ya están siendo procesados y serán dados a conocer por la Dirección General de Estadísticas y Censos.

El objetivo de este trabajo que debe realizarse anualmente es identificar concretamente cuántas personas se encuentran viviendo en calle y en los 32 Centros de Inclusión Social con los que cuenta la Ciudad de Buenos Aires, muchos de ellos gestionados por organizaciones de la sociedad civil. En 2020, el relevamiento no se realizó por las condiciones sanitarias, el ASPO y la incertidumbre provocada por la pandemia del Covid-19.

En esta oportunidad, el operativo contó con 74 móviles y más de 300 personas. Cada móvil incluía un operador del programa Buenos Aires Presente (BAP) y un profesional de la Dirección de Estadísticas y Censos. Fueron auditados por representantes de la Asesoría Tutelar, orientada a niños, niñas y adolescentes. Adicionalmente, cada recorrido fue monitoreado a través de una aplicación que conecta el móvil con la sede del BAP para asegurar el barrido total de la Ciudad.

Al mismo tiempo, en los 32 Centros de Inclusión y hogares convivenciales (7 de gestión propia y 25 bajo convenio) se realizó un relevamiento a través de un documento específicamente creado para los fines del censo.

Los 74 móviles que rastrillaron la Ciudad por completo utilizaron dos planillas con objetivos diferentes. La primera sirve para realizar un conteo observacional y registrar la cantidad de personas en situación de calle según los rasgos sociodemográficos percibidos por el registrador (principalmente sexo y rango de edad). La segunda, se trata de una encuesta no probabilística que se aplica a todos aquellos que quieran y se encuentran en condiciones de responder.

Estas preguntas permiten conocer las trayectorias en calle, el nivel educativo, la situación laboral y el acceso a servicios socioasistenciales. En el año 2019, alrededor del 38% de las PSC no aceptó responder esta encuesta.

El abordaje metodológico fue avalado por distintas Universidades, entre las que se encuentran la Untref, la Universidad de Luján y la UCA. Los datos del relevamiento serán procesados y publicados por la Dirección General de Estadísticas y Censos.

En este año particular de pandemia, cada una de las 300 personas que participaron del operativo fueron hisopados 24 hs. antes con resultado negativo de Covid-19. Los móviles, además, fueron con ventilación cruzada en todos los casos. Además, cada operador contaba con un kit de higiene personal que incluía barbijos quirúrgicos, alcohol en gel y máscaras.

Si bien el censo propiamente dicho se llevó a cabo durante la noche de ayer y madrugada de hoy, el trabajo para el censo comenzó en diciembre del año pasado cuenado el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat firmó un acuerdo con las principales organizaciones de la sociedad civil que trabajan con personas en situación de calle, la Defensoría del Pueblo, la Dirección General de Estadísticas y Censos, y el Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, con el objetivo de sentar las bases para la realización del censo. Durante  febrero, marzo y abril se desarrollaron distintas mesas de trabajo para profundizar específicamente en cuestiones metodológicas.

Dicho trabajo arrojó una serie de puntos de consenso que fueron reflejados durante el desarrollo del censo. Por ejemplo, se sumaron preguntas para optimizar el cuestionario, vinculadas al género autopercibido, si se cuenta o no con DNI y certificado de discapacidad; se aumentaron el número de recorridos y de móviles dividiendo en más cuadrículas las manzanas de la CABA; y se incorporó el monitoreo del barrido a través de una aplicación.

Cabe destacar que los 32 centros están abiertos las 24 horas de los 7 días de la semana, medida que también fue implementada a partir del inicio de la pandemia. En ese marco, las personas reciben las 4 comidas, se han organizado múltiples actividades con los protocolos establecidos para que todas las personas que fueran alojadas allí se sintieran contenidas y acompañadas, y se pueda trabajar en la reconstrucción del proyecto de vida de cada persona. Se organizaron desde talleres de oficios y deportes -donde el espacio lo permite- hasta acompañamiento psicológico grupal e individual para lograr revinculaciones familiares y laborales. Además, en lo que va de la pandemia se realizaron más de 500 DNI para las personas que fueron alojadas en los distintos Centros.

Hay distintos dispositivos: para hombres solos, para mujeres con niños o niñas, para mujeres solas y para familias. En ningún momento de la pandemia los centros alcanzaron su capacidad máxima de recepción. Actualmente existen 2.492 plazas totales de las cuales 1.517 plazas están ocupadas.

En los centros de inclusión ya comenzó la campaña de Vacunación antigripal: ya fueron vacunadas 646 personas en 23 centros.