Nuevo conflicto con la comunidad senegalesa

Todo ocurrió en el barrio de Flores, donde se desplegó una serie de allanamientos que teminaron en golpes y con unos veinte senegaleses detenidos.

5adc9c256ab8c_800x550

Durante esta jornada, carros de asalto y un par de centenares de efectivo de la Policía porteña allanaron viviendas y locales de mercaderías que los senegaleses tienen en la calle Avellaneda, en Flores.

De allí se llevaron por lo menos a una veintena de ellos presos en las comisarías 7 y 18 en el marco de golpes y hechos de violencia.

Todo ocurrió a 48 horas de cortarle una arteria del brazo y apalear a un senegalés, supuesto vendedor ambulante  en la calle Avellaneda. Lugar donde posteriormente a este hecho se llevó adelante un corte de calle, en el cual decenas de migrantes repudiaron el racismo y la brutalidad de la Policía de la Ciudad.

“Basta de criminalizar y violentar cuerpos negros” reclaman los violentados tras ser víctimas constantes de este tipo de episodios por parte de la Policía.

“No puede ser que ayer marchamos y hoy a la mañana tenemos seis allanamientos. No es justo, es un castigo”, aseguró Jackson, uno de los compañeros de los detenidos. También agradeció que las personas allanadas no hayan tenido en sus domicilios mercadería para vender, “porque sino te lo roba la Policía, siempre hacen eso acá”, relató.

“Es muy duro para nosotros, somos trabajadores y tenemos derecho a defendernos. Hace tres días estaban lastimando a un compañero de nosotros, lo cortaron, lo dejaron inconsciente, lo llevaron preso. Ayer tuvimos una manifestación muy grande hablamos de cómo estamos y de lo que sufrimos. Hoy hacen allanamientos. Ya es suficiente”, concluyó el afectado.